25.3.09

09


Las hay que se van a las Bahamas; las hay que dejan el trabajo; las hay a las que le da por acostarse con todo bicho viviente -desde el repartidor de butano hasta su jefe-; las hay que vuelven a fumar; las hay que se enganchan a los chicles de menta, a los caramelos de regaliz, a los culebrones televisivos de media tarde o a la cocaína; y las hay, más originales, que se gastan la mitad del sueldo en un lote de cintas de vídeo porno que ni siquiera son porno. Los psiquiatras lo llaman angustia de abandono.

.

3 comentarios:

María Magdalena dijo...

pd. Tifa te quiero.
pdd. Lo digo sin estar borracha.
pddd. Siempre soy la gafarrona de las fiestas.

Anónimo dijo...

¿Cuando te vas a lanzar?

martaliciosa dijo...

jajaja buena afoto. yo soy de las ke se enganchan a la cocaina. tifa de las ke fuma. ester tu eres de las del porno? xD