24.3.09

08


Cuando avanzo por la calle y examino los rostros de todos esos hombres y mujeres, todas esas chicas y chicos que parecen felices, que no necesitan pastillas para dormir, que no se levantan con los ojos llorosos cada mañana, que no sienten extrañas náuseas sin razón aparente, que no fantasean a cada minuto con la idea del suicidio, me pregunto ¿seré yo tan rara?, ¿es culpa de mi educación, de mi ambiente, de mi entorno?, ¿o acaso está impresa en mis genes esta insatisfacción constante, esta intrusiva tendencia a la melancolía, esta incapacidad de superar los abandonos?

.

3 comentarios:

María Magdalena dijo...

pd. tengo miendo, estoy extrañamente demasiado feliz y mi madre me odia.

Tramp dijo...

hum hum... en verdad no tienes 15 años...

martaliciosa dijo...

buen libro.

tata me debes 4 euros con 50 supuestamente. pero dame 3 para ke me compre un libro, o dos, xke me has invitado muchas veces a cosas xD JAJAJA ESAS RAICES CATALANAS