24.4.09

17



-Quedarme todo el día en casa esperando una llamada es algo que odio con todo el alma. Si estoy sola, me da la sensación de que voy pudriéndome y deshaciéndome, hasta convertirme en un líquido verdoso que es absorbido por la tierra. De mí sólo sobrevive la ropa. Ésta es la sensación que tengo cuando me quedo todo el día en casa esperando una llamada.
-Si tienes que quedarte otro día, puedo hacerte compañía. Comida incluida.
-Está bien. Te prepararé un incendio de postre.

.

1 comentario:

María Magdalena dijo...

pd. tenemos que hablar.