10.5.08

05


A veces creo ver, ver como vendrás, vendrán detrás de mi.
Envuelta en una música, volando en una brisa de trompetas, soñando, flotando sobre el mar en mi cabeza, cantando, bailando y gritando que jamás me dejarás.
Las noches en el bar, el mar detrás de ti, esta vez es de verdad.
Escrita en una página cursiva de una prosa de madera, sin rima, grabado en mi memoria como en piedra, brillando, llamando, envuelta en una música especial.
¿Dónde están los días y ese azul? Di un lugar donde estés tú, que si el azar nos va empujando hasta el final, solo habrá casualidad.
La casualidad nos va a alcanzar, nos va a salvar y a matar.
A veces creo ver, ver como vendrás, chocando contra mí.
De las sombras de tu corazón, fingiré que he sido yo. Que si al final nos va empujando sin querer, ese azul no va a volver.
Ese azul, nos va a alcanzar. Ese azul, nos va a salvar. Ese azul, nos va a alcanzar. Ese azul, nos va a matar.


Días azules.

1 comentario:

María Magdalena dijo...

pd. Me encanta esta canción tanto tantisimo...