23.2.12

01


Mientras iba de tu mano hacia la montaña unos días eran fuego y otros eran llamas.
La promesa que en la cima nos aguardaba.
Pero una vez allí las nubes no nos dejaban ver el suelo, y una sensación que tuve fue miedo.
El camino de bajada era más estrecho. Se podría decir que era una bajada a los infiernos.
Te pedí que me guiaras cuando estaba ciega. La montaña fue quien respondió con eco, un eco que reproducía exactamente mis lamentos, los sueños que una vez tenía y ya no tengo.
Un camino de torturas y de sufrimiento que me ha traído donde ahora sigo muerta, rezando para que alguien me levante del suelo donde estoy abandonada.
Así que te pedí lo menos y no quisiste darme nada, y ahora que ya no te quiero, me llamas.

2 comentarios:

Amanda dijo...

Me acerco por tu blog para comentarte que tengo un SORTEO EN MI BLOG. Por si te apetece participar.

http://www.lifestyleamanda.com/2012/06/sorteo-de-un-vestido-de-savage-culture.html

Un abrazo!!

Miss Soler dijo...

yo también estoy de sorteo, por si quieres pasarte!

Bsos!