17.12.08

05


Se levantaba a las cinco después de un sueño superficial, tomaba en la cocina su eterno tazón de café amargo, se encerraba todo el día, y a las cuatro de la tarde pasaba por el corredor arrastrando un taburete, sin fijarse siquiera en el incendio de los rosales, ni en el brillo de la hora, y se sentaba en la puerta de la calle hasta que se lo permitían los mosquitos. Alguien se atrevió alguna vez a perturbar su soledad.

.

4 comentarios:

María Magdalena dijo...

pd. Tenemos que bajar a los pasadisos.

martamargada dijo...

bieeeeeen buena foto nena
cervezas tekilosas(L)

runescape gold dijo...

lol,so nice

technology dijo...

Although there are differences in content, but I still want you to establish Links, I do not
fashion jewelry