16.10.07

Los cachivaches de la felicidad


De pronto sentí los dedos ansiosos que me soltaban los botones de la camisa, y sentí el olor peligroso de la bestia de amor acostada a mis espaldas, y sentí que me hundía en las delicias de las arenas movedizas de su ternura. Pero se detuvo de golpe, tosió desde muy lejos y se escurrió de mi vida.

¬¬ - - - -

2 comentarios:

un miau i dos miaus hacen tre miaus dijo...

q foto mas bonita!
no me asustes asi!
tkm!
;)

mi miau i tu miau hacen nuestros miaus dijo...

no me asustes asi ><
mi examen rebien! =)

muaaaaaaaaaa! tk!